Las mujeres gritan “Jachal no se toca”

Ubicación geográfica

El proyecto Veladero se ubica en la provincia de San Juan, en Argentina, pueblos Jachal e Iglesia, donde vivían alrededor de 22.000 personas de población urbana y mestiza.

Tradicionalmente, la economía se ha basado en agricultura, ganadería y minería calífera a pequeña escala. Es una zona en parte desértica, por lo que son de gran importancia los ríos, como el Jacha, que ha sido la fuente para comunidades aledañas a la cordillera y en su recorrido.

Breve historia del conflicto

Veladero es un proyecto minero a cielo abierto para la extracción de oro y plata de la empresa canadiense Barrick Gold y Shandondg Gold.

Desde el año 2004, algunas organizaciones llevan a cabo el primer Foro de agua frente a la megaminería, poniendo la alerta en la región. En 2005, se inició la extracción a partir del uso de cianuro. Desde el principio hubo conflicto en este caso, ya que en el estudio de impacto ambiental se desconoció la existencia de glaciares en la zona.
Debido a los impactos negativos de esta mina, las madres Jachaleras alarmaron a la población, impulsándola a la movilización para dar a conocer los verdaderos efectos de la minería y para que se unieran a esta causa.

En el año 2011 se denuncia el colapso de una escombrera de la mina Veladero, de la que la Barrick Gold no informó. Posteriormente hubo varios derrames de cianuro en la región, el primero en 2015 por la ruptura de una tubería, el segundo ocurrió en 2016 y afectó varios ríos cercanos, y el tercero en 2017, que fue la gota que colmó el vaso y que llevaron a movilizaciones aún más grandes que las anteriores de las comunidades organizadas en la Asamblea Jachal no se toca.

La Corte Suprema de Justicia de Argentina suspende las actividades de Veladero en el año 2019 al confirmar la importancia de la Ley de Glaciares; sin embargo, las comunidades denuncian que sigue en funcionamiento y, de hecho, en el marco de la pandemia la minería fue considerada como una actividad esencial.

Territorio Cuerpo
Impactos emocionales, Impactos físicos, Sobrecarga de tareas por roles de género
Territorio Tierra
Impactos económicos y productivos, Militarización del territorio, Vulneración de la soberanía alimentaria, Vulneración de los derechos de la naturaleza
Territorio Organizativo
Estigmatización organizativa, Criminalización
Actores Agresores
Estado – Instituciones, Policía
Estrategias de Resistencia
Acciones jurídicas, Alianzas, Iniciativas mediáticas, Movilización
Identidad
Comunidades campesinas, Población urbana, Población mestiza
Material de extracción
Oro, Plata
Nombre de la empresa y origen
Barrick gold y Shandondg gold – Canadá

Impactos del conflicto

  • Territorio Cuerpo
  • Territorio Tierra
  • Territorio Organizativo

  • Territorio Cuerpo

    La llegada del proyecto minero implicó que la empresa Barrick Gold empezara a suplir las responsabilidades del Estado, incluida la gestión de la salud, que las mujeres reconocen como violenta porque, por un lado, se identifican aumentos en casos de cáncer, esclerosis múltiple, con cifras particularmente altas de malformaciones en la gestación. Asimismo, se denuncia una oleada de estudios ginecológicos entre los años 2005-2014 impulsada por la empresa, situación de la cual aún no se conoce su objetivo o resultados generales.

    Adicionalmente, la violencia emocional y la estigmatización por las acciones de resistencia ocasionaron en las mujeres cuadros de depresión, estrés y tensión, lo que implicó que muchas decidieran tomar un tiempo fuera de la organización.

    Todo esto implica un golpe muy fuerte a las mujeres por varias razones, en primer lugar, porque los espacios de lucha son también lugares de acompañamiento, de cuidado y de compartir responsabilidades; es importante mencionar también que los espacios de resistencia se reconocen como espacios de formación o fortalecimiento de saberes de las mujeres que allí participan a raíz de los intercambios y de la diversidad de actores con los que se relacionan.

    Estamos tan fuertes, ya no nos van a sacar… podemos llorar, nuestra garganta se puede anudar, pero estamos muy firmes, por más violencia que recibamos […] Las mujeres de la carpa no tenemos miedo, a esta altura no nos importa que nos amenacen que nos ninguneen […] que sigan insultándonos, nos hacen más fuertes, somos hierro a esta altura.

    Ana Ruiz, Asamblea Jachal no se toca, 2021

  • Territorio Tierra

    Como consecuencia del proyecto minero se evidencian, por un lado, impactos económicos en relación con las dinámicas laborales del territorio: a) han aumentado los índices de desempleo, especialmente en las mujeres; b) no hay políticas de desarrollo local agrícola, o son mínimas; c) se instalaron actividades totalmente distintas, se impuso la fiesta de la minería. Se usan algunas manifestaciones propias del lugar para introducirse.

    Igualmente, de acuerdo con las comunidades, ha aumentado la mortandad de peces por la filtración de piscinas de relaves en las aguas y se evidencia un impacto fuerte por la privatización de las aguas que ahora son usadas para la minería. Por otro lado, la contaminación ambiental ha sido tan fuerte, que las comunidades aseguran que ha nevado menos, lo que implica una escasez de agua mucho más intensa, ya que dependen de la acumulación de nieve en los glaciares.

    Nosotros sabemos que con esa poca agua con la cual contamos se está privilegiando que se siga usando para la megaminería cantidades de agua y no la producción local de los pueblos que viven de la agricultura.

    Carolina Caliva, Asamblea Jachal no se toca, 2021

  • Territorio Organizativo

    Como consecuencia del proyecto minero se evidencian algunos casos de división, no solo al interior de las organizaciones, sino también de las familias, ya que si una persona participaba en las asambleas y levantaba la voz frente a la minería se consideraba que estaba vulnerando la posibilidad de trabajo del resto de la comunidad. Sin embargo, se señala que, para varias defensoras, la asamblea se ha constituido en una familia, pues allí se siente y evidencia un apoyo económico y espiritual, que resulta tan necesario en el proceso de defensa territorial.

    Se ha buscado también disminuir la fuerza de la organización a partir de estigmatizaciones y denuncias en las que se ha señalado a mujeres docentes, cuestionando su trabajo y vocación en la educación por su activa participación en los escenarios de discusión.

Estrategias de resistencia de las mujeres

Las mujeres de la Asamblea Jachal no se toca han sido fundamentales para mantener una carpa en la plaza pública como un elemento de visibilización de la lucha frente a la mina Veladero, este es un espacio común en el que se congrega y comunica sobre la situación minera y donde hay reuniones semanales para renovar la fuerza del proceso.

En el marco de esta Asamblea se han llevado a cabo caminatas desde Jachal hasta la ciudad de San Juan exigiendo el cierre de la mina, también se han hecho bicicletadas y recorridos de reconocimiento de los glaciares para ver dónde nacen las aguas.

Adicionalmente, se continúa la articulación permanente con otras comunidades, como el tejido de profesionales indígenas, con universidades como la de Mendoza para el análisis de metales y metaloides presentes en las aguas, y con organizaciones nacionales e internacionales para el apoyo en la difusión de información e incidencia política.

“Esta es una lucha desde el amor, no hay otra manera de entenderla, también desde la esperanza”

Ana Ruiz, Asamblea Jachal no se toca, 2021.

Comparte en tus redes


Contáctenos

Elaborado por:

Con el apoyo de:

© 2021 Red Latinoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Sociales y Ambientales. Todos los derechos reservados. Sitio web desarrollado por Nido Interactive.